viernes, 11 de noviembre de 2016

EL AUTOR INVITADO: Rogelio Oscar Retuerto


DONDE TODO TERMINA
A mi hermano Marcelo
y a todos los locos que nos devolvió
 la guerra.

No sé para qué volví a las islas. Tal vez, para reencontrarme con el pibe que deje acá hace treinta y cuatro años. Lo único que recuerdo fue levantarme una mañana, agarrar la pistola, ponerle una bala en la recámara, y no recuerdo más nada. Sí recuerdo mi soledad, una sensación fría y amarga, insoportable. Quizás todo comenzó cuando decidí presentarle batalla a la soledad. ¡Qué burla del destino! “La Soledad”. Esa fue siempre fría como una roca. De la de al lado no pienso hablar. En esa murieron Tito y el gordo Roque. “Malvina”. Es la más fría y funesta.
Acá perdí un ojo y una pierna. Quizás por eso los kelpers dejaron que me quede, porque dicen que yo nací acá, que acá es a dónde pertenezco, porque acá nací de nuevo hace treinta y cuatro años. 
Creo que fui yo el que comenzó todo, porque este lugar es tan chico que acá nadie pierde nada. Sin embargo tuve que venir yo a perder a mis amigos. Después perdí un ojo y una pierna y con ellos mi país perdió una guerra.
Cuando regresé a las islas me dieron una casita y un gato negro. Lo de la casita lo entiendo ¿pero el gato? Creo que me lo dieron para ponerme a prueba, para ver si sigo perdiendo las cosas. Y no se equivocaron, porque lo perdí. Hice un montón de avisos escritos con marcador en hojas de carpeta y los pegué en todos los postes de la isla. Mi sorpresa sobrevino al día siguiente, cuando agarré mis muletas y salí a dar una vuelta. Los carteles estaban, pero habían perdido todas las letras. Fui a casa y busqué el marcador, pensé que se podía haber borrado (aunque no había llovido). Pero no, era de tinta permanente. Al día siguiente salí y los carteles habían desaparecido (aunque no había soplado el viento). No me hice problemas. El problema llegó cuando desaparecieron los postes, y no porque me diera miedo el suceso, sino porque toda la isla se quedó sin luz. Después desaparecieron las veredas y eso no constituyó ningún problema: la gente comenzó a caminar por las calles (acá nunca hay transito). Pero seguidamente desaparecieron las calles y todo el mundo quedó encerrado en sus casas. Luego desaparecieron las casas con todo el mundo adentro. Por último desapareció la isla y me quedé flotando en este mar de recuerdos.
Podría haberme sentido culpable, pero no lo hice. Después de todo, fueron ellos los que me dieron el gato.
Sé lo que sigue y no me da miedo. Quizás podría nadar hasta la isla de al lado, esa en donde murieron Tito y el gordo Roque. Pero ahí me viene el miedo de que todo comience de nuevo. Prefiero permanecer acá, donde todo termina y quedarme flotando por el tiempo que esto dure.
© Rogelio Oscar Retuerto

Rogelio Oscar Retuerto, argentino, nació el 18 de febrero de 1972 en Hurlingham, Buenos Aires. La mitología americana y las creencias populares adquirieron un papel de relevancia tanto en su formación literaria como musical. Su primer acercamiento a la literatura fue a temprana edad a través de la narrativa oral en la comunidad tonocoté de Mailín, de donde es oriunda su familia materna. Ha brindado charlas y talleres sobre mitología americana en el ciclo denominado “Fauna de las tinieblas”. Su obra la componen cuentos y novelas cortas de terror y ciencia ficción. En 2015 fundó la Revista Literaria Cruz Diablo con la finalidad de difundir la obra de los nuevos escritores del género fantástico.

Muchas gracias por visitar EL ECLIPSE DE GYLLENE DRAKEN. Si te parece, puedes dejar un comentario. Conocer tu opinión es muy importante para los que hacemos el blog. Si te ha gustado o crees que a alguien más le pudiera gustar, te pedimos por favor que lo compartas en las redes sociales. Gracias otra vez. Y esperamos que vuelvas.